El semáforo

31 Mar 2020 | Relatos | 0 Comentarios

31 Mar 2020

Ahí está él, esperándola. Ojea sin demasiado interés el móvil para calmar los nervios y cuando llegue ella lo vea tranquilo.

Ella lo mira desde el semáforo, esperando que se ponga en verde para cruzar. Sabe que él está nervioso. Lo conoce y sabe lo que siente por ella. Pero ¿qué siente ella?

El semáforo cambia de color y ella decide caminar despacio hasta él. Se permite sentir los nervios y el miedo de no saber. Cuando está cerca, él levanta los ojos de la pantalla y sus miradas se cruzan.

Aunque parecen tranquilos, los nervios hacen chispas en sus ojos, y una sonrisa de complicidad se dibuja en sus bocas.

Por un breve instante ella mira su boca. Un estallido de emociones hacen una fiesta en su tripa y sus nervios hacen que hasta sus piernas tiemblen.

“No puedo. No puedo sentir esto por él. No ahora. No he superado aún lo de Tomás y estoy en un momento de grandes cambios en mi vida y no sé dónde me van a llevar mis pasos. Le quiero, es importante para mí, no quiero hacerle daño y que esto termine mal. Tengo demasiadas heridas que curar antes de poder lanzarme a besar esa boca. No puedo seguir con esto. Se me está yendo de las manos y no voy a ser capaz de controlarme.”

Mientras lo abraza fuerte para no caerse, respira su olor, su pelo, su cuello. Su corazón late tan fuerte que teme que él pueda notarlo.

“Debo alejarme de él”


Sabe que ella ya está en el semáforo. Sabe que le está mirando. Traga saliva y se obliga a respirar despacio y profundamente para calmar un poco los nervios. Si pudiera saltaría para soltar la rigidez de todo su cuerpo. Está como petrificado.

“Respira, respira. No mires aún” Pero no puede evitarlo y levanta sus ojos que se cruzan con los de ella. Siente como su cuerpo tiembla de arriba a bajo. “Se ha mordido el labio, está nerviosa. Yo también le mordería” Deja de sentir su corazón de lo rápido que late.

La abraza. Necesita cerrar un momento los ojos y tomar aliento para volver a respirar. “Dios, no quiero soltarla. Quiero que este momento sea eterno. Quiero recordar en cada célula de mi cuerpo esta sensación, este olor. Su cuerpo. Está nerviosa, siento su corazón. El mío no podrá sentirlo, se ha parado para hacer este momento eterno.”

Se separa de ella y sin soltarse de los brazos la mira. “La besaría, la besaría despacio para poder sentir todo y no perderme ni un solo detalle”. Pero no lo hace. Sonríe. Conoce sus heridas. Sabe que no es el momento.

“No quiero perderla”

Etiquetas: Relatos.

comparte

Te puede interesar …

Adriana Mondéjar

Creadora de Placentera

Estudios superiores en Biología. Terapeuta holística con estudios superiores en Medicina Tradicional China, especialista en acupuntura y qi gong. Especializada en la mujer, sus ciclos, sus fases vitales y sus desequilibrios.

COMENTARIOS

Los comentarios son moderados. Ten en cuenta que pasará un tiempo hasta su publicación. No se permiten enlaces. Cualquier comentario ofensivo, publicitario o que no esté relacionado con el tema de este post, no será publicado. 

Información Básica sobre Protección de Datos:

Responsable: Adriana Mondéjar | Finalidad: Moderar y responder comentarios de usuarios. | Legitimación: Consentimiento. | DestinatariosIonos (Hosting). Debes saber que mi hosting es 100% seguro. | Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en holaplacentera@gmail.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. | Información adicional: En nuestra página de Política de Privacidad de Placentera.net, encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad, y otros temas.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.