Amor y Placer

Cuando miré al mundo, parando, frenando su ritmo vertiginoso, no me asusté. No tenía miedo de este frenazo. Me gustó. Lo deseaba. Lo necesitaba.

Ahora este mundo que hemos creado intenta iniciar de nuevo su movimiento, con nosotres aún dentro. ¿Cómo lo vamos a hacer? Para mí solo hay una manera.

Amor. Sí, suena tópico pero es lo único que hay. Lo único que queda. Lo único que puede salvarnos. Y en este punto de este pensamiento, de esta reflexión es donde aparece el miedo.

AMAR. Observo el mundo, cómo nos relacionamos con él, cómo nos relacionamos con nosotres mismes, cómo nos relacionamos con las demás personas de nuestra vida. En nada de eso hay AMOR.

El miedo se agarra al pecho con fuerza porque es algo tan sencillo. Es nuestra naturaleza, aunque muchos filósofos no piensan eso porque en la historia de la humanidad parece que el amor se haya extinguido. Que no sabemos amar y muchísimo menos AMAR.

Pero yo no pienso eso. Es más. No siento eso. Tal vez nos hemos olvidado de AMAR. Pero podemos recordar cómo hacerlo.

En estos últimos dos años creo que estoy empezando a comprender qué es AMAR. Aunque me queda mucho por recordar, por cambiar, por integrar, por sacar fuera de mí…

En estos dos años de investigación acerca del placer, he aprendido que el placer y el amor van de la mano. De hecho están tan unidos que comienzo a pensar que en su esencia son lo mismo y que para sobrevivir a este caos que hemos creado, a este sistema atroz antinatural y antihumano, los hemos tenido que separar.

A nivel físico, son lo mismo. Las mismas hormonas se derraman en cascadas creando oleadas que llegan a nuestro torrente sanguíneo avisando a nuestro cuerpo que salimos del estado de alarma y podemos respirar tranquiles y disfrutar. La oxitocina, serotonina y endorfinas fluyen y se retroalimentan creando un estado maravilloso del que no queremos salir.

En este estado sentimos esa felicidad que tanto buscamos. Sentimos paz, confianza, seguridad. Una especie de estado empoderado extraño, donde lo último que nos importa es el poder mismo. Un estado que sentimos primordial, animal, instintivo, natural. Donde no hay riña, hay permiso. Donde no hay lucha, hay certeza y confianza. Donde no hay necesidad, hay deseo.

El camino del placer es el camino del amor. El amor propio, el amor a une misme, el amor a ti, a tu cuerpo, a quien eres, a quien has sido, a tus emociones, a lo que haces, a lo que sueñas. Y de ahí, solo de ahí, a los demás, a todo lo que te rodea, a la naturaleza, al mundo entero. Cuando amas el placer llega solo. Y cuando te permites el placer, el amor brota de tu cuerpo.

El Placer es permiso, es cuidado, es confianza, es libertad, es respeto. Y si el placer es eso, el amor, tal vez, sea lo mismo, ¿no?

Etiquetas: Cuarentena; Sexualidad.

comparte

Te puede interesar …

Adriana Mondéjar

Creadora de Placentera

Estudios superiores en Biología. Terapeuta holística con estudios superiores en Medicina Tradicional China, especialista en acupuntura y qi gong. Especializada en la mujer, sus ciclos, sus fases vitales y sus desequilibrios.

COMENTARIOS

Los comentarios son moderados. Ten en cuenta que pasará un tiempo hasta su publicación. No se permiten enlaces. Cualquier comentario ofensivo, publicitario o que no esté relacionado con el tema de este post, no será publicado. 

Información Básica sobre Protección de Datos:

Responsable: Adriana Mondéjar | Finalidad: Moderar y responder comentarios de usuarios. | Legitimación: Consentimiento. | DestinatariosIonos (Hosting). Debes saber que mi hosting es 100% seguro. | Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en holaplacentera@gmail.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. | Información adicional: En nuestra página de Política de Privacidad de Placentera.net, encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad, y otros temas.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.