Volver

Hoy, aquí, ahora, vuelvo a mirar el blanco de la pantalla un poco obligada. Obligada porque no me apetece. No me apetece nada en general. Solo hacerme una bola en el sofá y dormir hasta que esta pesadilla termine.

Este verano me permití descansar, tomar distancia y retomar ganas y fuerza. Hice lista de temas de los que sentarme a escribir y hablar. Posibles nuevos talleres y propuestas… pero sigue sin salir la chispa que lo activa todo.

Comencé a conectar con ella hace unas semanas hasta que salieron las nuevas medidas para el nuevo curso escolar y eso volvió a nublar mi ilusión. Me siento tan triste, tan agotada. No es solo sostenerme a mí y toda mi odisea interior. Sostener la suya, la de una niña de casi 7 años tremendamente sensible.

Y se mezclan en mí, mis miedos, mis paranoias, mis bloqueos, mis resistencias y sus miedos, sus frustraciones, sus bloqueos, sus nervios… Y siento que todo lo demás se desvanece. ¿qué importa nada más?

Siento que he abandonado mi proyecto estos últimos meses y que me va a costar volver a cuidarlo como antes. Pero mi proyecto no es algo solo profesional, es un camino, una forma de vida, soy yo. Placentera habla de poner la VIDA en el centro, y esto es precisamente lo que estoy haciendo.

La prioridad, por mucho que el sistema quiera hacernos ver y sentir lo contrario, no es volver a lo de antes (con todas las mierdas añadidas tras el confinamiento) lo más rápido posible. La prioridad es estar bien, volver a sentirnos bien, poder vivir todas estas nuevas mierdalidades escuchándonos y respetándonos. Y como ves, no he dicho vivirlo bien porque eso es imposible.

Una cosas es que aceptemos lo que hay y respiremos para sobrevivir, y otra muy distinta es obligarnos a vivirlo bien. No se puede vivir bien el tener miedo de abrazar a alguien (por si te multan o por si te contagias, me da lo mismo), no se puede vivir bien el no ver sonrisas por la calle, ni besos. No se puede vivir bien el enfado entre nosotres, el que en cada mesa de bar, cada esquina oigas despotricar y echar las culpas de los positivos a les adolescentes, a les jóvenes, a les niñes. No se puede vivir bien esperar en una cola a que te tomen la temperatura para saber si vas a poder entrar en la clase o no.

Ante esto que siento y expreso me he encontrado alguna respuesta como “es posible llevarlo bien y además es necesario”. ¿necesario para quién? Supuestamente para mí, cada persona, para nuestra salud mental y física. Pero… es realmente así. Reich, Bergman, Rodrigañez y algunes más no estarían muy de acuerdo con esta necesidad de darle la vuelta a todo y obligarnos a estar bien ante situaciones y vivencias que te limitan y te crean nuevas corazas para poder sobrevivir a ellas, alejándote de tu naturaleza humana, animal, esencial, natural. Sintiéndote, además, culpable por no sentirte bien, desagradecide o egoísta por no saber valorar lo bueno de tu vida y poner el foco ahí.

No pienso poner una sonrisa a mi enfado, a mi ira, a mi dolor al ver y vivir toda esta nueva mierdalidad. No pienso dejar de sentir lo que mis tripas me dicen de forma contundente. No pienso tragarme el cuento de darle la vuelta a la tortilla.

Por todas estas razones he necesitado desaparecer. Ahora aparecen otras razones, menos emocionales y más materiales que me empujan a volver. Sí, toca volver. Pero lo voy a hacer a mi ritmo y de la forma que puedo en este momento. Escuchando cada célula de mi cuerpo que vibra para hablarme.

De esto va Placentera. De escucharse, respetarse y mandar el mundo a mierda para poder poner la VIDA en el centro. Sin juicios emocionales ni prejuicios de cómo debería sentirme o no. No soy culpable de mi miedo, de mi rabia, de mi dolor. Lo miro, lo abrazo y lo respeto. Tampoco intento cambiarlo (eso sería una falta de respeto).

Por eso, tal vez, no esté como antes de todo esto. Bueno tal vez no, seguro que no estoy como antes. Me cuesta contestar dudas, atender las necesidades de otra persona, sostener y acompañar. Siempre he sido sincera conmigo misma en este tema y con les otres. No voy a hacer lo que sienta que no puedo hacer bien.

Os pido paciencia conmigo y confianza. Les que me conocéis sabéis que lo doy todo siempre, porque realmente creo en mi proyecto, creo que el placer es la única forma de cambiar el mundo, la única vía donde VIVIR es real. Mis pasitos van a ser lentos (comparados con todo lo que había pensado antes de) pero voy a estar preparada para cada uno de ellos cuando decida darlos.

.

comparte

Te puede interesar …

Adriana Mondéjar

Creadora de Placentera

Estudios superiores en Biología. Terapeuta holística con estudios superiores en Medicina Tradicional China, especialista en acupuntura y qi gong. Especializada en la mujer, sus ciclos, sus fases vitales y sus desequilibrios.

COMENTARIOS

Los comentarios son moderados. Ten en cuenta que pasará un tiempo hasta su publicación. No se permiten enlaces. Cualquier comentario ofensivo, publicitario o que no esté relacionado con el tema de este post, no será publicado. 

Información Básica sobre Protección de Datos:

Responsable: Adriana Mondéjar | Finalidad: Moderar y responder comentarios de usuarios. | Legitimación: Consentimiento. | DestinatariosIonos (Hosting). Debes saber que mi hosting es 100% seguro. | Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en holaplacentera@gmail.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. | Información adicional: En nuestra página de Política de Privacidad de Placentera.net, encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad, y otros temas.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.